Considerando a la gamitana

enero 9, 2018

La gamitana (Colossoma macropomum, a veces también conocida como pacú o tambaquí) es una delicia que se encuentra comúnmente en los puestos de pescado de la Amazonía. Su sabor distintivo se debe  a su hábito de nadar al ras de la superficie del río en busca de fruta, su alimento favorito que se encuentraen el bosque inundado. En su migración anual por los caminos de agua dulce de la selva, la gamitana dispersa las semillas de muchas frutas carnosas, lo cual contribuye a la regeneración de los bosques inundados. Actualmente, también es la víctima de la “sombra de defaunación” de Manaos.

Una sombra de defaunación es cuando se sobreexplota una especie para los mercados urbanos, dando como resultado la disminución severa de la cantidad de vida silvestre debido al aumento en su consumo. Un grupo internacional de investigadores se encuentra estudiando justamente la explotación de la gamitana para el mercado de Manaos, una ciudad amazónica con más de 2.1 millones de personas. Los investigadores entrevistaron a los pescadores rurales sobre el esfuerzo de su su pesca y los tamaños de gamitanas para así evaluar si las poblaciones de gamitana estaban siendo afectadas o no por su proximidad a Manaos. En resumen, se encontró que hay una reducción del 50% tanto en el tamaño como en la tasa de pesca de la gamitana, lo que indica que las poblaciones de peces que están a más de 1,000 km fuera de la ciudad están siendo afectadas.

Este hallazgo tiene implicaciones importantes. La población de la Amazonía sigue creciendo y está cada vez más  urbanizada.. A medida que estas localidades urbanas se sigan conectando, habrán menos espacios  libres de afectación a la vida silvestre, así como menos poblaciones de peces sanos que permitan procesos como la dispersión de semillas, la cual promueve un crecimiento forestal saludable. Por ejemplo, mientras más grande sea una gamitana, más lejos podrá dispersar las semillas, lo cual permite una mayor diversidad genética dentro de los bosques inundados en toda la cuenca. Dada la importancia de las gamitanas grandes para la economía rural, debemos tener en cuenta que si se continúa sobreexplotando esta especie  dará como resultado que su tamaño promedio sea más pequeño y, su rango de movimiento más limitado, lo que ocasionará al pescador rural una disminución de la biodiversidad y pescas más limitadas -un círculo vicioso.

Entonces, ¿qué debemos hacer?

Se debe gestionar la gamitana en todas las cuencas. Como estos peces migran todo el tiempo, las autoridades deben coordinar y hacer cumplir la ley, tanto a nivel local como regional. Si bien gran parte de la gamitana se consume en áreas urbanas, los pescadores rurales pescan principalmente lejos de las ciudades y luego transportan la gamitana a estos mercados, usando cajas de poliestireno llenas de hielo. Es importante tomar en cuenta el componente temporal y espacial de la vida de la gamitana en las decisiones de gestión.

Sin embargo, en algunos casos será necesario tomar decisiones de gestión mucho más drásticas. El ecologista acuático de la Amazonía, Dr. Michael Goulding, recomienda una moratoria total de la pesca de gamitana en la Amazonía, aludiendo a la seria amenaza que vive la especie. Si bien ya existen regulaciones en algunos lugares, es necesario que haya un espacio para continuar la conversación sobre una moratoria que permita a la población de esta especie recuperarse realmente. El Dr. Goulding afirma que los adultos grandes son muy raros de encontrar en la mayoría de los mercados y que los precios a menudo superan los $100.

 Algunos críticos hacen frente a la amenaza de extinción promoviendo la acuicultura, justificando que, de esta manera, sin importar lo que pase con las poblaciones en la naturaleza, la gamitana seguirá siendo el recurso de la población.. Actualmente, la acuicultura de gamitana es a pequeña escala, lo que evita los problemas de contaminación y exceso de nutrientes y antibióticos presentes en la acuicultura a gran escala. Mientras la acuicultura continúe siendo a pequeña escala, puede contribuir a la gestión de este pez, reduciendo así la presión puesta sobre las poblaciones silvestres. Sin embargo, la gamitana de criadero no hace la misma función que la gamitana silvestre en el ecosistema en general, como lo es su importante tarea de dispersar semillas y, por lo tanto, no puede ser el centro de la conservación de la gamitana. Además, los consumidores a menudo prefieren el sabor de la gamitana pescado en la naturaleza por sobre el de criadero, debido a la dieta del pez. La acuicultura ha desempeñado un papel en la seguridad alimentaria de otras ciudades con diferentes especies y, con creatividad, la acuicultura también puede ampliar este rol en la conservación de ecosistemas más amplios. Es posible liberar a los peces jóvenes de granja en las aguas de terrenos inundables donde se ubican los criaderos para ayudar a reconstruir las poblaciones silvestres de gamitana, pero las implicaciones ecológicas de esto aún no han sido investigadas por los científicos.

Una población urbana en crecimiento puede crear una inmensa presión sobre nuestros recursos naturales finitos, tales como la sabrosa gamitana. Sin embargo, si los científicos, ciudadanos, legisladores y gestores trabajan juntos, también puede crear una oportunidad para un futuro más sostenible y sabroso.

Referencias

Tregidgo, D. J., et al. 2017. Rainforest metropolis casts 1,000-km defaunation shadow. PNAS 114(32): 8655-8659. DOI: https:/doi.org/10.1073/pnas.1614499114

 

Escrito por Natalia Piland.