Ríos de aguas negras

Conservando la Cuenca Amazónica Aguas Amazonicas

Los ríos de aguas negras se caracterizan por una alta acidez debido a los compuestos orgánicos que le dan el color oscuro. El río Negro es de lejos el más grande.

Los ríos de aguas negras están usualmente asociados a cuencas con suelos extremadamente arenosos, siendo el más grande el río Negro. Los ríos de aguas negras no están confinados a la cuenca amazónica, aunque la mayoría se encuentra en ella. Considerando sus niveles de descarga anual, el bien llamado río Negro es el sexto más grande del mundo, es el segundo tributario más grande del mundo; y además, es el río de aguas negras más grande del mundo. La región de ríos de aguas negras de la cuenca amazónica se extiende hacia el este y el oeste de río Negro abarcando muchos pequeños tributarios cuyas cabeceras se ubican en las tierras bajas dominadas por suelos arenosos. Los pequeños ríos y arroyos de bosques lluviosos de aguas negras se distribuyen en todos los países amazónicos, no obstante Brasil podría reclamar para sí la denominación de capital de los ríos de aguas negras del mundo. El agua negra es, análogamente, como un té o infusión oscura en el que el agua se tiñe del color de las hojas que lo componen. En el caso de los ríos o arroyos, el color se origina por la presencia de materia orgánica de plantas que no están completamente descompuestas. El agua negra puede formarse donde la tasa de fotosíntesis y descomposición parcial de ácidos orgánicos solubles excede la tasa de descomposición total de dióxido de carbono (oxidación). Este proceso puede darse tanto sobre la tierra, como en aguas subterráneas o en arroyos, ríos y lagos. Los procesos físicos y biológicos exactos que llevan a la formación de aguas negras son complejos y variados. Las altas concentraciones de componentes orgánicos en los ríos de aguas negras los hace altamente ácidos, usualmente con valores de pH que van de 3.8 a 5.4.


 

TIPOS DE RÍOS

Ríos de aguas negras
Ríos de aguas claras
Ríos de aguas blancas