LA ESTRATEGIA

LA ESTRATEGIA

La Cuenca Amazónica es una región valorada por ser el ecosistema de agua dulce más grande del mundo (o el humedal más grande del mundo), altamente productiva, con gran importancia para el almacenamiento de carbono gracias a sus bosques y turberas, y sostiene la mayor diversidad del mundo.

Habremos alcanzado esto cuando:

  • Se conserve los humedales críticos para la vida silvestre, para las poblaciones amazónicas y para la función de los ecosistemas.
  • Se maneje de forma sostenible las pesquerías, en particular la de los peces migratorios que atraviesan múltiples jurisdicciones.
  • Se minimice los impactos ambientales de proyectos de infraestructura e industrias extractivas como petróleo, gas y minería.

estrategia a nivel de cuenca amazónica

La importancia de la Cuenca Amazónica

La importancia de la Cuenca Amazónica

La Cuenca Amazónica es el área silvestre más grande del mundo, el lugar con mayor diversidad biológica del planeta, y el hogar de cientos de pueblos indígenas y otras culturas tradicionales. También es el sistema de agua dulce más grande del mundo y contribuye con 15% de la descarga de agua dulce a los océanos – seis veces más que el siguiente sistema más importante (el río Congo). El Amazonas tiene más de 2,400 especies de peces, número que supera largamente a cualquier otra cuenca. Algunas de estas especies realizan las migraciones de agua dulce más largas del mundo (+4,000 km sin contar el viaje de retorno hacia los hábitats de alimentación). Sin embrago, cuando muchas personas piensan en la Amazonia, se imaginan solo la enorme extensión de bosques amenazados por colonización, carreteras, ganadería y plantaciones, cuya pérdida y degradación tiene consecuencias globales.

Son muy pocas las personas no amazónicas que visualizan este inmenso sistema desde la perspectiva de un flujo continuo y permanente de agua. Análisis científicos recientes han demostrado que bosques inundables, ríos, lagos y otros humedales cubren un vasto 14% de la cuenca, –anteriormente se pensaba que éstos representaban sólo el 4% de la misma. Estos sistemas acuáticos constituyen una parte integral de la vida en la Amazonía y son críticos no solo para la biodiversidad pero también para mantener importantes pesquerías, proveer agua para uso doméstico, dar soporte a una vasta red de vías de transporte y a otros recursos acuáticos que benefician a 30 millones de residentes de la Amazonía, incluyendo 1.4 millones de indígenas.

Los esfuerzos actuales de conservación se concentran mayormente en crear y fortalecer el manejo de áreas protegidas y territorios indígenas. Estos esfuerzos han sido y son vitales para asegurar paisajes de bosques y proveer seguridad de tenencia y acceso a recursos a pueblos tradicionales, pero todavía se ha hecho muy poco para proteger los sistemas acuáticos de la Cuenca Amazónica, asegurar la sostenibilidad de sus recursos naturales en el largo plazo, o garantizar la conectividad de la cuenca. Para abordar estos desafíos, los esfuerzos de conservación y manejo deberían enfocarse también en elementos tales como aguas, humedales, cuencas y pesquerías, y también deberían basarse en una perspectiva de manejo integrado de cuencas.

 

Las amenazas

Amenazas

La integridad de los humedales como ecosistemas altamente productivos y de inmenso valor para la Amazonía se ve desafiada por tres razones principales; la velocidad y escala de estas amenazas requiere acción urgente e inmediata mientras aún queda tiempo.

Pesquerías sin un manejo apropiado. Las pesquerías altamente productivas de la cuenca amazónica no son manejadas a escalas apropiadas. El 80% de los desembarques pesqueros son especies migratorias cuyo ciclo de vida requiere de un desplazamiento a través de varias sub-cuencas y países y, en algunos casos, desde el estuario en la desembocadura del río Amazonas en el océano Atlántico hasta las cabeceras andinas, a más de 5,000 km río arriba. Sin embargo, a la fecha ningún sistema de manejo de las pesquerías opera a escalas de la cuenca entera, por el contrario es común la existencia de una pesca comercial y de subsistencia sin ningún tipo de control, amenazando así una de las fuentes de proteína más importantes de la Amazonia.

Infraestructura. Aún hay una comprensión insuficiente de los impactos del desarrollo de infraestructura existente o en planificación, incluyendo las represas hidroeléctricas, carreteras, hidrovías, minería y extracción de hidrocarburos. Si se les deja sin mitigar, estos impactos ponen en riesgo la calidad y cantidad de agua, ciclos de nutrientes y sedimentos, e incluso el régimen anual de inundación de vastas áreas de bosques, con consecuencias impredecibles. Estas inundaciones son esenciales para la productividad de los bosques inundables y para los peces y otros animales que se alimentan en ellos durante los periodos de aguas altas. También son esenciales para la producción de frutos silvestres, agricultura en las llanuras inundables, transporte por río y para los asentamientos humanos.

Cambio Climático. El cambio climático es un hecho y continuará afectando el régimen de inundación estacional que existe en la Amazonía. Los modelos de cambio climático indican que estas alteraciones producirán cambios de gran escala en los humedales –incluyendo bosques inundables- y su biodiversidad, y en las especies de peces de las cuales la actividad pesquera y la seguridad alimentaria dependen. Estos cambios aumentarán los riesgos de deforestación y alteración de la cobertura vegetal ya conocidos. Junto con la infraestructura, es probable que estos impactos exacerben la presencia de pulsos de inundación más extremos y menos predecibles. Solamente en Amazonas (Brasil) y Loreto (Perú), cientos de miles de personas que viven en áreas rurales dentro de o adyacentes a humedales podrían ser afectadas directamente por estos cambios hidrológicos significativos, además de los millones de pobladores de centros urbanos cuyos medios de vida dependen directa e indirectamente de este enorme sistema ribereño.

La Estrategia

Para la identificación de estrategias se incentivó una reflexión enfocada a la escala de la Cuenca Amazónica, previendo la combinación de diferentes tipos de estrategias, y capitalizando lecciones aprendidas en la Red de Ciencia Ciudadana para la Amazonía y por sus socios y otros actores clave en relación a estrategias de “escalamiento”. Al tratarse éste de un plan regional, algunas estrategias operan como paraguas, señalando el rumbo general de acciones y resultados que se quiere lograr a escalas más locales.

Estrategia uno: Gobernanza para incidencia efectiva

Fortalecer la gobernanza, participación de socios y funcionamiento de la Alianza Aguas Amazónicas para lograr una incidencia efectiva utilizando información científica como elemento clave. Corresponde a una estrategia de soporte que busca lograr una colaboración inter-institucional eficaz y facilitar la implementación de las estrategias de incidencia.

Las estrategias de incidencia son:

Estrategia dos: Gestión integrada de áreas prioritarias

Establecer y fortalecer la gestión integrada de áreas prioritarias para la conservación y manejo de la biodiversidad acuática y su vinculación con el bosque (áreas protegidas, áreas conservadas -OMEC-, territorios indígenas y otras áreas con recursos manejados de manera sostenible)

Estrategia tres: Planificación sectorial y territorial (tierra y agua)

Incidir en la planificación sectorial y territorial (tierra y agua) para optimizar las inversiones de desarrollo en los ríos principales, maximizando los beneficios y asegurando una distribución equitativa de los mismos, y minimizando sus impactos negativos.

Estrategia cuatro: Fortalecimiento de la gobernanza pesquera a múltiples escalas

Fortalecer la gobernanza pesquera de forma colaborativa, a múltiples escalas con enfoque ecosistémico adaptado a la Cuenca Amazónica.

 

En conjunto, las estrategias de incidencia buscan mejorar la planificación, implementación y gestión de infraestructura de gran escala a nivel de cuenca, contribuir a disminuir las amenazas prioritarias y a lograr los objetivos de conservación y de bienestar humano.

Descarga la infografía sobre la estrategia de la Alianza Aguas Amazónicas aquí.