Las turberas de la Amazonía: los humedales menos frecuentes también son los más importantes en cuanto al carbono

junio 30, 2017

La mitad del carbono almacenado en materia orgánica del Perú se encuentra en solo un tipo de humedal.

La turba, o tierra que contiene por lo menos 30% de material orgánico muerto, se ha hecho famosa como fuente del olor ahumado de los whiskeys irlandeses o como el componente más importante de las turberas rojas del sur de Patagonia. En los ambientes de la zona temperada, las turberas se valoran por su habilidad para almacenar, o secuestrar, carbono, el gas de efecto invernadero más importante en el contexto del actual calentamiento global.
La Amazonía es famosa por sus árboles, que también secuestran carbono, dándole a la región el apodo “pulmones de la Tierra”. Sin embargo, ” un estudio realizado en la cuenca del Pastaza-Marañón, en Loreto, Perú”, demuestra que los “pulmones” también deberían incluir a las turberas. Usando métodos de detección remota y midiendo carbono en campo, el equipo de investigación pudo crear nuevos mapas que nos enseñan la distribución de tres diferentes tipos de turberas, y estiman el monto de carbono encontrados en cada uno.

Las turberas de la Amazonía existen hoy en las partes más bajas de la cuenca, sitios donde no hay forma de que el agua drene después de las lluvias torrenciales de la selva. Diferentes tipos de vegetación pueden sobrevivir en las turberas, lo cual hace difícil identificarlas usando métodos de detección remota, técnica que depende de identificar ambientes según tipo de vegetación. En el estudio realizado por Draper et al., la combinación de detección remota y trabajo de campo permitió que los investigadores puedan identificar tres tipos de turbera: los pantanos abiertos, los aguajales y los varillales hidromórficos.

Debido a la proximidad a los ríos grandes y dinámicos, que constantemente cambian el paisaje, y a los resultados de datación por radiocarbono, el equipo propone que los pantanos abiertos son el ecosistema de turberas más jóvenes en la Amazonía. Las turberas abiertas tienen de poco a cero vegetación y pueden ser el primer paso en la sucesión que lleve a mayor secuestro de carbono.
A medida que los ríos se alejan de las turberas o se vuelven menos dinámicos, los pantanos abiertos pueden llegar a convertirse en aguajal. La vegetación característica del aguajal incrementa el carbono secuestrado porque, en lugar de acumularlo en la tierra como en la turbera abierta, el gas también se acumula en los árboles. En este sistema, continúa la interacción con los ríos, que aseguran niveles de nutrientes suficientemente altos para mantener a especies importantes, como la palmera que le da su nombre, el aguaje (Mauritia flexuosa).
Finalmente, el último paso de la sucesión de la turbera: el varillal hidromorfico. Ríos y riachuelos dejan de interactuar con la turbera, ya que están alejados totalmente del área, y cualquier inundación ocurre directamente causada por la lluvia. Así, el agua se queda en el área sin la conexión a los ríos, los niveles de nutrientes caen y se crean los bosques. Estos bosques, identificados por el equipo de Draper et al., están ubicados cerca al río Tigre y están ahí desde el aislamiento de este del río Pastaza. Esto significa que la turbera tiene por lo menos 8,000 años.

Es importante poner en contexto este secuestro de carbono. Las turberas de esta cuenca cubren alrededor de 35,600 km2 (más área que Bélgica, aunque representa solo el 3% de todo el bosque peruano) y secuestra 3.14 pentogramos de carbono (alrededor del 50% de todo el carbono secuestrado en la Amazonía peruana). Esto significa que, si destruimos las turberas amazónicas, ” estaríamos emitiendo prácticamente la mitad de todas las emisiones de carbono globales por el uso de combustibles”. Mientras que la Amazonía sea los “pulmones de la Tierra” es importante tomar decisiones que consideren una combinación de acciones para la protección, el manejo y el desarrollo para todos los tipos de tierra, y que estos humedales sean protegidos como prioridad natural debido a este secuestro de carbono importante.

Investigaciones como esta permiten tomar decisiones de política y manejo inteligentes, y basadas en la realidad, que promueven la conservación de la naturaleza y desarrollo sostenible. El Dr. Tim Baker (Universidad de Leeds) presentó esta investigación en el lanzamiento, auspiciada por WCS, en la iniciativa Aguas Amazónicas, una iniciativa que se enfoca en conservación de humedales, incluyendo a las turberas. La iniciativa resalta el rol de los humedales como conexión entre los bosques y la biodiversidad, y en promover servicios ecosistémicos como la captura del carbono en Amazonía. El lanzamiento incluyó la participación de varias instituciones, y contó con una introducción realizada por el entonces ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, y presentaciones realizadas por otros científicos. Para más información sobre la iniciativa, visite el sitio web, y esté al tanto para más noticias.

Referências

Draper, F.C., K.H. Rocoux, I.T. Lawson, E.T.A. Mitchard, E.N.H. Coronado, O. Lähteenoja, L. Torres Montenegro, E. Valderrama Sandoval, R. Zaráte, and T. R. Baker. 2014. “The distribution and amount of carbon in the largest peatland complex in Amazonia.” Environmental Research Letters 9: 124017. doi: 10.1088/1748-9326/12/124017

International Peatland Society. 2016. “What is peat?” URL: http://www.peatsociety.org/peatlands-and-peat/what-peat

McKinley, Galen A. 2016. “Fossil Fuels.” URL: http://carboncycle.aos.wisc.edu/fossil-fuels/ University of Wisconsin – Madison.

Amazon Waters Initiative. 2016. “The Initiative.” URL: http://amazonwaters.org/ Wildlife Conservation Society.

Escrito por Natalia Piland.